LA ERA DEL CARBONO CON LOS DRIVER STEALTH

El titanio ha sido la piedra angular en la tecnología de drivers durante los últimos 20 años, incluso al comienzo de la era de los drivers de titanio, los ingenieros de TaylorMade ya sabían que cada material tenía su límite. El futuro del rendimiento del driver comienza con la era del carbono con los driver stealth, la única Twist Face 60X Carbon, compuesta por 60 capas de láminas de carbono dispuestas estratégicamente para optimizar la transferencia de energía.

Durante dos décadas de investigación y desarrollo, TaylorMade superó los límites y ahora ha creado una nueva era en la tecnología de los drivers con los Twist Face 60X Carbon. Bienvenidos a la era del carbono con los driver stealth Carbonwood.

¿POR QUÉ EL CARBONO?

El objetivo de cualquier nueva tecnología es crear una mejora medible del rendimiento para los consumidores de TaylorMade. Las 60 capas de fibra de carbono en el Stealth ayudan a hacer exactamente eso, al proporcionar más velocidad. La cara roja de carbono – sí, la cara es roja -, proporciona un COR más alto y una geometría de cara más precisa a través de una cara más ligera, pero más grande.

 

Los ingenieros de TaylorMade aprovecharon el ligero material del carbono para crear una cara de 26g, que es un 40 por ciento más ligera que una cara de titanio de igual tamaño. Debido a ese ahorro de peso, el tamaño de la cara del Stealth es un 11 por ciento más grande que en los drivers SIM2 y SIM2 Max, y casi un 20 por ciento más grande que el driver SIM de 2020.

 

El ahorro de peso y el tamaño más grande de la cara han hecho posible que el Twist Face 60X Carbon proporcione un aumento impresionante de la velocidad de bola durante las pruebas con golfista, cuando se compara el Stealth Plus y el Stealth con los drivers SIM2 y SIM2 Max de 2021, con mejores velocidades de swing del jugador, liberando un nivel completamente nuevo de rendimiento del driver.

TECNOLOGÍA DE NANOTEXTURA EN LA CARA

El trayecto de 20 años de TaylorMade para cambiar la cara del golf ha sido posible gracias a una innovadora cubierta de nanotextura que se asienta sobre las 60 capas de carbono. La cubierta de nanotextura está hecha de una delgada capa de poliuretano que crea una superficie de impacto fuerte y flexible, que sirve para optimizar la distancia basada en la mejora de las condiciones de lanzamiento, tanto en condiciones secas como de humedad.

Esta revolucionaria tecnología crea la textura de la cara necesaria para producir la cantidad ideal de fricción entre la cara y la bola en el golpe, para reducir el spin en el impacto en condiciones secas. La cara de nanotextura también cuenta con líneas marcadas a lo largo de toda la cara diseñadas para proporcionar un mejor rendimiento de spin en condiciones húmedas.